Make your own free website on Tripod.com

Historia y política

Información sobre México

José Herrera Peña

Quien es el editor


Portada

Sección política

Enlaces

Ilustraciones

Temario y cronología

 

índice

Semblanza


I. VIAJES

1. IDIOMAS

2. PARÍS

3. EUROPA

a) Italia

b) Los otros países


II. EL BOTÁNICO

TOURNEFORT

PLUMIER

LYNNEUS

PLANTAE SELECTAE

DE CANDOLLE

OTROS BOTÁNICOS

OBRAS DE APOYO

HUERTAS

JARDINES

RASPAIL

VON LIEBIG

BOUSSINGAULT

OTROS TRABAJOS


 III. NATURALEZA

1. LECLERC

2. JARDÍN DE PLANTAS

3. PRECURSORES

4. CONTEMPORÁNEOS

A.  LYELL

B. OTROS

5. MANUALES


IV. SOCIEDAD

A. Filosofía

1. BAYLE

2.  FRERET

3. D’ALEMBERT

4. DIDEROT

5. ENCICLOPEDIA METÓDICA

B) Biografía e historia

1. GIBBON

2. GIRARD

3. GAILLARD

4. CHATEAUBRIAND

5. MICHELET

6. OTROS

7. LAMENNAIS

8. OTRAS OBRAS

C. Literatura

1. Novela

2. Poesía y fábula


CONCLUSIÓN

_____________



FONDO MELCHOR OCAMPO

Biblioteca Pública de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

 

A. GENERALIDADES

B. LOS TREINTA Y OCHO LIBROS




MELCHOR OCAMPO

algunos de sus libros

por

JOSÉ HERRERA PEÑA

II. EL BOTÁNICO

 

NUEVOS GÉNEROS Y ESPECIES

Yo sé los nombres extraños
De las yerbas y las flores...

José Martí

A pesar de que el joven Ocampo ya tiene las obras más importantes de Lineo, en las que se plantea un sistema de clasificación de la naturaleza que ha sido universalmente aceptado, enriquece su biblioteca con dos nuevas adquisiciones: Método probado de botánica, del señor Dubois, en francés[1], y Botanografía universal de François-Joseph Lestiboudois, en la que se exponen los principios de la botánica, anatomía y fisiología vegetal, con tablas analíticas, descripción de las plantas que crecen espontáneamente o se cultivan generalmente en el norte de Francia y Bélgica, sus propiedades, indicación del tiempo de floración, citación de sus figuras, etcétera, en dos tomos; el primero de los cuales está dedicado a las criptógamas, y el segundo, a las fanerógamas, con láminas de decorados florales bajo el cuidado del autor[2].

Después, no le tiembla el pulso para hacerse de las estupendas Memorias del Museo de Historia Natural, en veinte tomos, elaboradas pacientemente durante diecisiete años por los profesores de este establecimiento, bajo la dirección del señor Dufour[3].

Por otra parte, Achille Richard, médico y profesor de botánica en la Facultad de Medicina de París, ha declarado recientemente (1840-41) que es capaz de transformar el desierto en un jardín. Nadie ha puesto en tela de duda su afirmación. En 1819 escribió sus Elementos de botánica aplicados a la medicina para uso de los estudiantes de la Facultad de Medicina de París y del Jardín del Rey, que le han dado un gran prestigio en la materia. Aquí define la botánica y los objetos de que se ocupa; su división en tres ramas, la botánica propiamente dicha, la física vegetal y la botánica aplicada; qué es un vegetal y cuáles son sus partes, etcétera, y hace un recuento de los grandes autores que han abordado el tema, desde Teofrasto, Gesner, Cesalpin, los hermanos Bauhin, Rai, Magnol y Rivin, hasta Tournefort, Lineo, Bernard De Jussieu, Antoine-Laurent De Jussieu, Tournefort y siguientes. Después, este mismo autor desarrolló sus ideas científicas hasta culminar en los Elementos de historia natural médica, que reafirmaron su espacio en el mundo de la ciencia: estos son los que obtiene el joven michoacano[4].

Poco antes, Richard había escrito una excelente monografía sobre las Orquídeas de las islas de Francia y de Borbón, ilustrada por él mismo. Para dar una idea sobre su precio, baste decir que actualmente (diciembre 2002), no obstante su corto número de páginas, se cotiza en un mil trescientos cincuenta dólares[5]. De paso, del mismo autor, a pesar de que es médico -o por eso mismo- adquiere el Compendio elemental de mineralogía[6].

Volviendo al reino vegetal –a la poesía de las plantas y las flores-, del otro lado del mundo; allá, por su tierra michoacana, por los alrededores de Maravatío, Tuxpan, Taximaroa y Zitácuaro -por su propia hacienda de Pateo-, ha visto orquídeas maravillosas en abundancia, de diversas especies y riquísimos colores, algunas de las cuales tienen los más grandes y gloriosos pétalos del mundo. Ocampo ya ha elaborado algunas notas al respecto (Escrito sobre orquídeas, sin fecha). En todo caso, no duda en conseguir la delicada obra Orquídeas europeas, particularmente las del género que sin lugar a duda son dignas de ser vistas, escrita en latín por Ludovino Claudius Richard[7].

Las plantas de sombra ejercen su propia fascinación. Así que, en esta área, se hace de una obra específica sobre la distribución por género de las plantas de sombra, de Guilielmo Daniele Josepho Koch, en latín[8]. Y volviendo al mundo en que vive, adquiere algo que le será muy útil en sus paseos suburbanos por la capital francesa: Flora general de los alrededores de París, tres tomos, que clasifica a las plantas según el método natural, de François Fulgis Chevalier -doctor en medicina de la Facultad de París, profesor de botánica y miembro de varias sociedades de sabios-, y que contiene una descripción de todas las plantas ágamas, criptógamas y fanerógamas, con dieciocho ilustraciones[9].

También obtiene en francés algo que podrá tomar bajo el brazo durante sus paseos por el campo: los dos tomos del Manual del herborista de Julia Fontenelle y Henri Tallard[10].

Aunque el universo de la botánica parece infinito, como el de la naturaleza, hay que darle fin. Sus dramáticas aventuras por las librerías decide concluirlas con algunas obras específicas, entre ellas, Botánica de Tashemvich[11]; Investigaciones sobre las especies de praderas artificiales[12], y Flora británica de Thornton, en inglés, tan de su agrado esta última, que la compra dos veces[13].

Sin embargo, ¿cómo resistir el influjo que ejercen las obras especializadas sobre la botánica del Nuevo Mundo? Imposible. Cualesquiera que sea su precio, las agrega a sus adquisiciones: Plantas nuevas o raras de América, en cuatro tomos[14], Flora del Perú de Chiloncis, en tres tomos[15], Plantas usuales de los brasileños, de Auguste de Saint-Hilare[16], Flora pintoresca y médica de las Antillas, de Decourlitz[17] y Flora boreal americana, de Burman[18].

Y aunque ya ha leído otros libros -los tiene en su biblioteca de la hacienda de Pateo-, los vuelve a conseguir. Uno es del mismo Burman, amigo de Lineo, pero ahora con su nombre latinizado, Joannes Burmannus, escrita en latín, Plantas americanas conforme a las pinturas de Charles Plumier, en dos tomos, que también adquiere dos veces[19].

Otro libro que vuelve a conseguir, en francés, es Viaje de Humboldt y Bonpland, en nueve tomos[20], que ya posee en español[21]. En idioma francés se hace de una obra más de Bonpland, Plantas equinocciales recogidas en México[22].

Y, por último, toma posesión de la valiosísima obra de Humboldt -otro poema monumental de la naturaleza-, en latín, titulada Nuevos géneros y especies de plantas[23].



[1] M. Dubois, Méthode éprouvé de botanique, Paris, a la librairie classique de E. Crète, 1825; que no aparece en la lista de los albaceas, pero sí en la biblioteca de la sala Melchor Ocampo, Colegio de San Nicolás.

[2] François-Joseph Lestiboudois, Botanographie Universelle, Paris, Boret, 1827. Aparece en el número 301 de la lista de los albaceas bajo el título “Les Tibondois. Botanigraphic”.

[3] M. Dufour, Mémoires du Musée d’Histoire Naturelle, par les professeurs de cet établissement, Paris,1815, chez A. Berlin; 1817-1832. Paris,1815 (tomes I y II) chez A. Berlin; 1817 (tome III), 1818 (tome IV), 1819 (tome V), 1820 (tome VI), 1821 (VII), 1822 (VIII y IX), 1823 (X), 1824 (XI), 1825 (XII, XIII, XIV), 1827 (XV, XVI), 1828 (XVII), 1830 (XVIII, XIX), 1832 (XX). Aparece en la lista de albaceas en el número 236 bajo el título « Memoires du Muséum d’Histoire Naturelle » Anotación de Arreola: “(París, 1815)”.

[4] Achille Richard, Eléments d'Histoire naturelle médicale, Paris, Bechet Jeune, 1831; trabajo publicado también en las Memorias de la Sociedad Natural de París, volumen 4, con estupendos y admirables -casi prodigiosos- dibujos del autor. No aparece en la lista de los albaceas, pero sí en la biblioteca de la sala Melchor Ocampo.

[5] Achille Richard, Monographie des Orchidées des Iles de France et de Bourbon, Paris, J. Tastu, 1828.

[6] Achille Richard, Précis élémentaire de minéralogie; que no aparece en la lista de los albaceas, pero sí en la biblioteca de la sala Melchor Ocampo.

[7] Ludovino Claudius Richard, De orquideis Europeais annotations, praesertim ad genera dilucidanda spectantes, ex tipographia A. Berlin, 1817. Aparece en el número 247 de la lista de los albaceas bajo el título “Richard et Saint Hilaire” y se encuentra en la Biblioteca Pública de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo.

[8] Guilielmo Daniele Josepho Koch, Generum tribuumque plantarum umbelliferarum nova dispositio, sin fecha de edición. Aparece en el número 451 de la lista de los albaceas bajo el título “Generum Tribunque Plantarum umbelliferarum”.

[9] François Fulgis Chevalier, Flore générale des environs de Paris, selon la méthode naturelle, Paris, chez Ferra Jeune, libraire, 1826-1827. Aparece en el número 393 bajo el título “J. J. Chevalier. Flore generale des environs de París”.

[10] Julia Fontenelle y Henri Tallard, Manuel de 1'Herboriste, 1828. Aparece en la lista de los albaceas en el número 223 bajo el título “Manuel de l’erboriste”.

[11] Botanique. Tashemvuch, número 293 de la lista.

[12] Aparece en el número 377 de la lista de los albaceas bajo el título “Recherches sur l’especes des prairies artificielles”.

[13] Thornton, British flora, números 472 y 485 de la lista de los albaceas.

[14] Aparece en el número 362 de la lista de los albaceas bajo el título “Plantes nouvelles on rares de 1'Amerique”.

[15] Aparece en el número 239 de la lista de los albaceas bajo el título Chiloncis. Flora perubianne”.

[16] Auguste de Saint-Hilare, Plantes usuelles des Brésiliens, Paris, Grimberte, libraire, 1824. Aparece en el número 247 bajo el título “Richard et Saint Hilaire”.

[17] Decourlitz Flore pittoresque et médical des Antilles. Aparece en la lista de los albaceas en el número 468 bajo el título Deseonartil. Flore pintoresque et medical.

[18] Aparece bajo el número 462 de la lista de los albaceas bajo el título Flora Borealia Americana”.

[19] Joannes Burmannus, Plantarum Americanarum fasciculus octavus, continens plantas, quas olim Carolus Plumierius… Ludgar Baravi, MDCCLVIII <1758>; números 416 y 437 de la lista de los albaceas, y aparecen, el primero, con un tomo, y el segundo, con dos, bajo el título “Plantarum americanarum).

[20] número 326 de la lista)

[21] número 14 de la lista)

[22] Plantes équinoxiales recueillis au Mexique, Paris, 1802; no aparece en la lista de albaceas, pero la cita Fernández de Córdoba en Sumaria relación de las bibliotecas de Michoacán, p. 144, dentro del “inventario de la biblioteca de Ocampo que conserva el archivo de la Universidad Michoacana”)

[23] Nova genera et species plantarum, Paris, 1815-1825; que tampoco aparece en la lista de los albaceas, pero la menciona Fernández de Córdoba en la obra citada arriba, dentro del “inventario de la biblioteca de Ocampo...”)

 

OBRAS DE APOYO

 

 

 

 

 

 

 









 








Arriba


Portada

Sección política

Enlaces

Ilustraciones

Temario y cronología