Make your own free website on Tripod.com
Historia y política    
Información sobre México

José Herrera Peña

Quien es el editor


Portada

Sección política

Enlaces

Ilustraciones

Temario y cronología





 

 

 

Qué es la piedra

Resumen

El sol del agua

El sol del viento

El sol del fuego

El sol de la tierra

El quinto sol

El fin del quinto sol

 

Sol del agua:

Los gigantes

Más sobre gigantes

Tiahuanaco

La puerta del sol

 

Sol del viento

Los reyes del mar

Los reyes del mar2

Las cavernas

Las cavernas 2

 

Los mapas de los reyes del mar 2

Tierras hoy cubiertas por los  hielos, antes jardines. Y viceversa. Lo recogen los mitos. Lo registra el Calendario Azteca. Lo confirma la ciencia. Si no la ciencia oficial, sí por lo menos la llamada "ciencia alternativa".

Para elaborar los mapas de Piri Reis se requirieron, en opinión de los técnicos, no sólo conocimientos de altas matemáticas y de trigonometría esférica sino también aparatos voladores altamente perfeccionados.

Inscripciones gigantescas en Nasca que sólo pueden verse desde el espacio
Fotos: Jay D'Ambrosio

Charles H. Hapgood y Richard W. Stratchan construyeron una rejilla de lectura y colocaron los mapas de Piri Reis sobre un globo terráqueo.

Sus investigaciones posteriores y las comparaciones que hicieron con las fotografías modernas a base de satélites artificiales alrededor de nuestra esfera terrestre confirmaron la sospecha de que el original de los mapas de Piri Reis fue tomado a grandes alturas. ¿Cómo explicarlo?


Mapa de Piri Reis. Foto: Robert Bass

Un satélite fue situado encima de la ciudad de El Cairo y tomó fotos de la Tierra. Lo que se ve en un radio de ocho mil kilómetros aproximadamente bajo el objetivo fotográfico aparece como en los antiguos mapas.

Todo cuanto se halla alejado del punto central se ve desfigurado por la perspectiva. Si se amoldan los enigmáticos mapas a la forma esférica de la tierra, los continentes más alejados del centro se ven hundidos, como en las fotos.  ¿Cómo fueron hechos? ¿Quién los hizo?

Se comprueba además, a título curioso, que dividen la Tierra en dos partes iguales a partir de Egipto, lugar sobre el cual florecería posteriormente -o estaba floreciendo quizá en ese momento- una espléndida civilización.

Lo que significaría que las pirámides no tienen la antigüedad que se les atribuye, sino más, mucho más. Y que tampoco tienen primordialmente la función de tumbas de los primeros faraones sino alguna otra, desconocida aún. 

La pirámide de Cheops, por ejemplo, está emplazada en el sitio desde el cual se dividen los continentes y los océanos en dos mitades exactas. ¿Por qué allí? ¿Qué secreto mensaje cósmico se esconde detrás de tal ubicación? ¿Era ese el centro de gravedad de la Tierra antes de que ésta perdiera el equilibrio?

Luego entonces, ¿es posible que la misteriosa pirámide sea más antigua de lo que se cree? ¿Es casual que se haya encontrado en ella un cálculo asombrosamente preciso sobre el peso del planeta?´

La Sociedad Americana de Geografía ha calificado las cartas turcas de Piri Reis como documentos "extremdamente interesantes" y Jacques Berger ha escrito páginas bellísimas inspirado en ellas, en las cuales ha propuesto hipótesis de visitas extraterrestres.

Acertadas o no, mientras la ciencia oficial no despeje estas incógnitas, las atrevidas conjeturas de los poetas de la historia seguirán excitando vivamente nuestra imaginación.

 

Los reyes del mar

Arriba

La edad de las cavernas


Portada

Sección política

Enlaces

Ilustraciones

Temario y cronología