Make your own free website on Tripod.com


Información sobre MEXICO

De política y cosas peores

Falta congruencia

CATÓN

Cd de México 22 septiembre 2000.- Los franceses son muy inteligentes. Hablo en términos generales, desde luego. Debe haber también franceses tontos. Pero así, a ojo de buen cubero, se puede asegurar sin miedo al juicio de la Historia que los franceses son muy inteligentes. Tan inteligentes son que inventaron el pan francés. No hay pan más pan que ése, ni más cartesiano y lógico. Cuando pasa una francesa por la calle con su baguette bajo del brazo, lleva en el hueco de su axila el buen sentido de Pascal, la racionalidad de Montaigne y la sabiduría popular de Rabelais. El pan francés es cultura hecha migajón; es la razón práctica horneada.

Uso esta introducción como pórtico para una frase de Malraux, frase que tiene la miga del pan francés, y su verdad: "En tiempos de transición política es muy difícil para un hombre honrado cumplir su deber. Y más difícil aún es encontrar cuál es ese deber". Consideren la dicha frase los miembros del equipo de transición de Fox, y aplíquenla al caso de los dineros que han cobrado. Ningún argumento jurídico, moral o de cualquier otra índole puede esgrimirse en forma valedera para justificar la disposición de esos fondos salidos del erario. Ni quienes aprobaron el pago ni quienes lo reciben hallarán modo de defenderlo con apego a la honestidad y a la ley. Muchos indicios hacen suponer que ni los mismos foxistas -y los panistas menos- están seguros de la licitud de los salarios que cobran algunos encargados de la transición.

El Presidente electo se ha mostrado ambiguo, y aun contradictorio, en torno al caso. No sabemos de qué vive: su vocera manifestó una vez que Fox cobra desde agosto sueldo de Presidente, pero el guanajuatense niega estar recibiendo un sólo centavo del erario federal y dice que tiene un sueldo salido de las empresas familiares. Sin embargo, hace poco declaró que estaba separado por completo de los negocios de su familia.

Fox justifica hoy el pago a sus colaboradores cuando apenas el 16 de julio aseguró que hasta tomar posesión de sus cargos él y su equipo trabajarían gratuitamente, por puro amor a México.

Entre los miembros del equipo de transición hay quienes -con buen sentido y encomiable decencia- se negaron a aceptar pago alguno por su servicios. Otros, aunque reciben el dinero, lo están donando a un fondo para becas que operará en la próxima administración.

La misma duda e iguales reticencias se observan en el PAN. Felipe Calderón Hinojosa manifestó que no tiene opinión al respecto. Y eso lo dice él, que tiene opinión sobre tantas cosas. Otros panistas, menos evasivos, dijeron "a título personal" que ha faltado congruencia y sensibilidad política a quienes están cobrando esos salarios.

El asunto, en fin, ha resultado un problema para Fox. Quienes le manejan su imagen -supongo que están en funciones todavía- deberían aconsejarle que aconseje a sus colaboradores -a los que están cobrando sueldo por amar a México- que renuncien a esa percepción y devuelvan los emolumentos recibidos. No pueden poner oídos sordos a las críticas de sus opositores y de la opinión pública. Si por suficiencia o terquedad se empecinan en seguir cobrando esos dineros incurrirán en responsabilidades sobre las cuales cualquier abogado les podrá advertir.

Diga lo que diga el secretario de Hacienda, y apláudanlo cuanto lo aplaudan los panistas (¡cosas veredes!), el pago de esas cantidades y su correspondiente cobro no tienen fundamentación legal.

Mal comienzan los nuevos dirigentes cuando tan poco respeto muestran a la ley...

Publicado en Reforma, 22 septiembre 2000

Arriba

 

Precisan sueldos de coordinadores de Fox
Carlos Rojas, coordinador del equipo de transición, precisó que el salario máximo que se paga a los colaboradores de Fox es de 78 mil 800 pesos.

Por DANIEL MORENO/ Grupo Reforma


Cd de México, 23 septiembre 2000. Cuatro días después de que se iniciara la polémica sobre el pago a los colaboradores de Vicente Fox, el coordinador administrativo del equipo de transición, Carlos Rojas, despejó las dudas y precisó que el salario máximo que se paga es de 78 mil 800 pesos.

Esta cifra, dijo, es equivalente al de un director general en el servicio público, pero no al de un secretario de Estado.

En cambio, el salario mínimo neto del equipo foxista es de nueve mil 98 pesos.

Carlos Rojas, homónimo del actual senador priísta que fuera Secretario de Desarrollo Social, recibió a los medios de comunicación para presentar un informe sobre el tema de los salarios y "terminar con toda la confusión", que -según su información- incluye al propio Presidente electo, quien había dicho en conferencia de prensa que los coordinadores recibían, en realidad, 85 mil 300 pesos.

"No es así", aseguró Rojas. La Secretaría de Hacienda fijó como tope del escalafón el de un director general para que lo recibieran estos coordinadores y "hubo algunos que se quejaron".

Explicó que, junto con los coordinadores, todos los integrantes del equipo de transición reciben su sueldo de la Secretaría de Hacienda, y no del fideicomiso creado por acuerdo entre esta dependencia y el equipo foxista, como se informó originalmente.

"Las personas físicas que están en el equipo de transición están contratadas por Hacienda, son empleados de Hacienda y tiene que cumplir todos los requisitos que marca la ley, incluida la entrega de la declaración de su situación patrimonial".

Es decir, insistió, "Hacienda los contrata, pero están trabajando con nosotros".

"Todos los coordinadores que cobran perciben un sueldo igual, salvo el Presidente electo Fox, que no percibe ninguno del sector público, sino de sus propios recursos", continuó.

"Algunos lo donamos al Fondo Nacional de Becas, otros no perciben nada y algunos más, por ejemplo quienes vienen de Guanajuato, sí lo perciben. Pero esto, en lugar de ser motivo de escarnio, debería de ser de orgullo, que un señor que fue un altísimo funcionario del gobierno de Guanajuato, viva tan al día que necesita del sueldo para vivir. Si fuera del PRI, estaría millonario y no le estaría pidiendo el dinero a nadie".

Está también el caso de Jorge G. Castañeda, pero por una razón distinta: se negó a presentar su declaración patrimonial.
"Jorge da clases en la Universidad de Nueva York, los costos del traslado los paga él, pero no recibe salario. El se rehusó, bajo bases muy lógicas: 'por qué voy a hacer una declaración patrimonial, si no tengo garantizado trabajo después del primero de diciembre. Si hay trabajo, lo hago', nos dijo", explicó Rojas.

Además, a los coordinadores, el propio Presidente electo les insistió que no tienen garantizado un cargo después del primero de diciembre.

En el caso de Fox, sus ingresos provienen de dos vías: por un lado,
su rancho en San Cristóbal produce brócoli, que se exporta, genera ingresos y, además, cuando hace 10 años decidió venderles a sus hermanos su participación en las empresas familiares, recibió un dinero que le produce".

Los coordinadores, en tanto, primero entregaron los documentos que pide Hacienda, firmaron un contrato que termina el 30 de noviembre y reciben un cheque de esta dependencia, a partir del 14 de agosto pasado, que es cuando se firmó el acuerdo con la dependencia.

"Aquí hay 168 personas, contra 45 mil empleados que de Hacienda. Y están trabajando 14 o 15 horas al día, sus labores son muy delicadas, porque ni modo que el primero de diciembre se llegue a tomar posesión, sin haber sabido nada".

Tal como ya había explicado Fox Quesada, hay coordinadores que no cobran su salario. Uno de ellos es el propio Rojas, quien junto con Pedro Cerisola, decidieron donarlo al Fondo Nacional de Becas. Otros, como Javier Usubiaga, decidieron no cobrarlo.

Julio Frenk, del área de salud. es vicepresidente de la Organización Mundial de la Salud y trabaja en Ginebra. "Viene, trabaja unos días y se regresa. No sólo no le pagamos nada, sino que lo prestó la OMS por un ratito y le presta una oficina".

Publicado en Reforma, 23 septiembre 2000.