Make your own free website on Tripod.com
Historia y política    
Información sobre México

José Herrera Peña

Quien es el editor


México, sep 97


Portada

Sección política

Enlaces

Ilustraciones

Temario y cronología


.

Marcos sigue ganando la guerra

La continuación del conflicto chiapaneco ha puesto nuevamente de manifiesto que en la guerra, como en la paz, aunque importantes son los recursos materiales, no son desdeñables los que representan el espíritu. Decía José Martí que vale más un principio desde el fondo de una cueva que el poder de un ejército.

Los zapatistas saben que las armas no constituyen el único elemento de su lucha sino tan sólo uno de ellos. Otro, quizá más importante, es el de las ideas y el de la propaganda. Si en lo militar los zapatistas permanecen hundidos en la selva y siguen férreamente cercados por las unidades militares del gobierno, en lo ideológico y lo propagandístico han ganado todas las batallas, sin excepción.

Sin salir de su calurosa cabaña oculta por el follaje de los árboles de la foresta lacandona, el subcomandante Marcos está no sólo en México sino en el mundo. Aquí plantea sus posiciones políticas, allá denuncia los atropellos cometidos contra los pueblos que protege, en algún otro lado provee elementos de análisis y discusión entre los intelectuales alemanes, los políticos norteamericanos o los profesores argentinos, etc. Está en todas partes y, entre tanto, no pierde la ocasión de lanzar ataque tras ataque al gobierno, sin que medie respuesta alguna.

Con una computadora personal y un teléfono portátil, Marcos está ligado al mundo a través de internet. De los millones de datos que circulan libremente por la red aprovecha los que sirven a sus necesidades y no sólo se entera de lo que pasa en los corredores de Los Pinos sino también de lo que se piensa y se publica en Universidad de La Sorbona o en en los centros financieros de Tokio.

Además, participa en los foros nacionales y mundiales con sus ideas. Está presente en ellos. Las publican los principales diarios de México y otras partes del mundo. Las analizan los profesionales de la materia. Piensa, discute, escribe, publica, concede entrevistas, actúa, dirige, se multiplica. Y vuelve a amplificar sus opiniones a nivel mundial a través de internet.

El secretario de Relaciones Exteriores de México Miguel Angel Gurría declaró con desprecio que Marcos había ganado la guerra sólo en internet. Nunca se dio cuenta de lo que dijo: que había ganado la guerra zapatista a nivel planetario. Compárese la participación que tiene en la red global la Secretaría de Relaciones Exteriores, que no tiene completa la lista de sus embajadas y consulados, y la que tiene ni siquiera está al día, y se comprenderá por qué un hombre como Marcos ha adquirido más fuerza que un secretario del presidente de la República.

Véase la participación de la Secretaría de Gobernación en internet y el cuadro resultará aún más desolador: tres o cuatro discursos del secretario datados uno o dos años atrás. Nada más. Las dependencias del Estado tienen a su disposición cuantiosos recursos, máquinas, computadoras, equipos electrónicos, antenas, personal, etc. Marcos es un solo hombre. Sin embargo, él está presente en todas partes sin salir de la jungla, mientras las dependencias oficiales no lo están ni siquiera en las áreas burocráticas de su competencia. Si esto es en el campo de las comunicaciones, ¿qué pasará en el militar?*

La Cuarta Guerra Mundial. Para ilustración de lo expuesto, baste un breve ejemplo. En el libro El Arte de la Guerra, de Sun Tzu, se lee:

"La guerra es un asunto de importancia vital para el Estado, es la provincia de la vida y de la muerte, el camino que conduce a la sobrevivencia o al aniquilamiento. Es indispensable pues estudiarla a fondo".

La cita no fue extraída de la fuente original sino de un largo ensayo del subcomandante Marcos titulado "La Cuarta Guerra Mundial ya comenzó", publicado en francés por Le Monde Diplomatique en su edición de agosto anterior, que el sub envió a Francia, por supuesto, a través de internet.

Marcos plantea entre otras cosas lo siguiente: "Si la tercera guerra mundial contempló el enfrentamiento entre el capitalismo y el socialismo en diversos terrenos y en variados grados de intensidad, la cuarta se libra entre grandes centros financieros, en teatros mundiales y con una formidable y constante intensidad.

"La guerra fría, mal nombrada así, llegó a alcanzar muy altas temperaturas: desde las catacumbas del espionaje internacional hasta el espacio sideral de la famosa guerra de las estrellas de Ronald Reagan; desde las arenas de Bahía de Cochinos, en Cuba, hasta el delta del Mekong, en Viet Nam; desde la carrera de las armas nucleares hasta los salvajes golpes de Estado en América Latina; desde las culpables maniobras de las armas de la OTAN hasta los movimientos de los agentes de la CIA en Bolivia, donde fue asesinado el Che Guevara. Todos estos acontecimientos finalizaron por hundir el campo socialista como sistema mundial y por disolverlo como alternativa social

"La tercera guerra mundial mostró los beneficios de la guerra total para el vencedor: el capitalismo. La posguerra deja entrever un nuevo dispositivo planetario cuyos principales elementos conflictivos son el crecimiento importante desde la tierra de nadie (debido a la debacle del Este), el desarrollo de algunas potencias (los Estados Unidos, la Unión Europea y Japón), la crisis económica mundial y la nuevas revolución informática.

"Gracias a las computadoras, los mercados financieros, desde las salas de cambio y según su buen gusto, imponen sus leyes y sus preceptos al planeta. La mundialización no es nada más que la extensión totalitaria de sus lógicas a todos los aspectos de la vida. Antes señores de la economía, los Estados Unidos ahora son dirigidos, teledirigidos por la dinámica misma del poder financiero; el libre cambio comercial. Y esta lógica se ha aprovechado de la porosidad provocada por el desarrollo de las telecomunicaciones para apropiarse todos los aspectos de la actividad del espectro social.

"En fin, una guerra mundial totalmente total. Una de sus primeras víctimas es el mercado nacional. A la manera de una bala tirada al interior de una pieza blindada, la guerra desencadenada por el neoliberalismo rebota y termina por herir al tirador. Una de las bases fundamentales del poder del Estado capitalista moderno, el mercado nacional, es liquidado por la economía financiera global. El nuevo capitalismo internadional rinde caducos a los capitalismos nacionales y lleva a la inanición a los poderes públicos. El golpe ha sido tan brutal que los Estados nacionales no tienen la fuerza de defender los intereses de los ciudadanos...

Los indios. "Si las bombas nucleares tenían un carácter disuasivo, conminatorio y coercitivo durante la tercera guerra mundial, las hyperbombas financieras, en el curso de la cuarta, son de otra naturaleza. Sirven para atacar los territorios (Estados-nación) destruyendo las bases materiales de su soberanía y produciendo su despoblamiento cualitativo, la exclusión de todos los ineptos para la nueva economía (por ejemplo, los indígenas). Pero, simultáneamente, los centros financieros operan una reconstrucción de los Estados-naciones y los reorganizan según la nueva lógica: lo económico sobre lo social.

"El mundo indígena está lleno de ejemplos que ilustran esta estrategia: el señor M. Ian Chambers, director de la oficina para América Latina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), declaró que la población indígena total (300 millones de personas) viven en zonas en las que se encuentra 60% de los recursos naturales del planeta: =No es pues sorprendente -dijo- que múltiples conflictos estallen para ampararse de sus tierras... La explotación de los recursos naturales (petróleo y minas) y el turismo son las principales industrias que amenazan los territorios indígenas en América=. Después vienen la contaminación, la prostitución y las drogas".

"La política..."

En fin. ¿Para qué seguir con la política? Baste la larguísima cita anterior para demostrar lo primeramente expuesto. Si un hombre es capaz de ganar a un Estado la guerra de la comunicación y la difusión de las ideas, no sería difícil que terminara ganándole igualmente la otra guerra, la armada, porque ésta, después de todo, no es más que una prolongación de aquélla.

Arriba

*En homenaje a la verdad, esto ha cambiado mucho. Actualmente, las páginas de los órganos del Estado mexicano son, salvo contadas excepciones, de una gran calidad y están siendo constantemente actualizadas. Véanse algunas de ellas a partir de esta página en órganos del Estado.


Portada

Sección política

Enlaces

Ilustraciones

Temario y cronología